Problemas con el juego
La gran mayoría de nuestros clientes tiene una actividad de juego responsable, sin embargo, el juego puede tener un impacto negativo para algunas personas.
¿En qué consisten los problemas con el juego?
Los problemas con el juego consisten en tener una actividad de juego que comprometa, altere o dañe actividades familiares, personales o recreativas. Una persona con problemas con el juego consiste en una persona que ha gastado más dinero y/o tiempo del que puede permitirse.
Problemas con el juego - Signos de alerta
Gasta más tiempo y dinero en el juego del que puede permitirse.
Le resulta difícil gestionar o detener su juego.
Tiene discusiones con familiares o amigos sobre el dinero y el juego.
Pierde interés en sus actividades o pasatiempos habituales. Como salir con los amigos o pasar tiempo con su familia.
Siempre piensa en el juego o habla sobre dicho tema.
Miente sobre su actividad de juego o lo esconde de otras personas.
Intenta recuperar sus pérdidas o hace uso de su actividad de juego para salir de problemas financieros.
Su actividad de juego continúa hasta que se queda sin dinero.
Pide dinero prestado, vende posesiones o no paga sus facturas para financiar su actividad de juego.
Necesita utilizar grandes cantidades de dinero en su actividad de juego o por un periodo determinado de tiempo para sentir euforia o emoción.
Abandona sus responsabilidades domésticas, su trabajo, sus estudios, su familia o necesidades personales debido al juego.
Siente ansiedad, preocupación, culpa, depresión o irritabilidad.
Si aún le preocupa su actividad de juego, responda a nuestra autoevaluación sobre problemas con el juego.
Autoevaluación